Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 30 de julio de 2014

Opeth - Pale Communion (2014)


1. Eternal Rains Will Come (6:43)
2. Cusp of Eternity (5:35)
3. Moon Above, Sun Below  (10:52)
4. Elysian Woes (4:47)
5. Goblin (4:32)
6. River  (7:30)
7. Voice of Treason (8:00)
8. Faith in Others (7:39)

www.opeth.com

Llegó otro de los discos que tanto suelen hacerse esperar en nuestras vidas, y luego de haberle dado la cantidad de escuchas que merece un disco de esta inmensa banda sueca, voy a dejarles cuales fueron mis impresiones al respecto.

Es imposible comenzar a hablar de "Pale Communion" sin citarlo como una continuación/mejora/ampliación (elijan ustedes la palabra que más les quepa) de lo hecho en su antecesor inmediato llamado "Heritage", ya que posee ideas de un tinte parecido, pero con melodías mucho más frescas y en principio, mas agradables al oído general. Sin embargo existen varias diferencias que separan ambos discos y las iré enumerando a lo largo de toda la review.
Durante los últimos meses, previos a la salida "oficial" del disco, se publicaron dos temas, de los cuales solo uno fue anunciado en la página de la banda.
El primero en cuestión fue "Cups Of Eternity" (el oficial) que debo decir que no me trajo muy buenas sensaciones para lo que después vendría y confieso que lo olvide fácilmente como un tema más.
En segundo lugar, apareció "Eternal Rains Will Come", que por el contrario, se volvió uno de mis temas favoritos de ésta nueva faceta del grupo, con un inicio muy propio de bandas de rock progresivo como King Crimson, ELP, o cualquiera otra de estas. Las acústicas se adueñan del tema sumando esos arpegios intrincados históricos en su sello, con una melodía de canto que se sitúa en tu cabeza por días y la cuota la agresividad que alguna vez supieron tener pero que cada vez parece más difícil de encontrar.

Lamentablemente, el disco suena más al primero que al segundo de estos temas, pero visita también esos pasajes agradables con buena frecuencia y al menos basándome en esas dos escuchas, se podía augurar que sería un buen disco.
"Pale Communion" es por definición un disco de Rock Progresivo, muy arraigado al Folk y al Prog Italiano, y tal como dije antes, corre en un carril paralelo a su obra anterior en la idea de llevar un sonido añejo, no poseer guturales (cosa que la mayoría extraña) y por el tinte de muchos de los riffs utilizados que aluden más al Rock que al Metal de antes.
Para despegarme un poco de algunas de las críticas que han ido apareciendo desde que vió la luz, opino que no me ha recordado mucho a "Damnation" solo en la salvedad de ser un disco de voces limpias como dije hace un instante y algún pasaje puntual cercano al final del viaje.

Este nuevo Opeth me produce sensaciones encontradas, porque si bien siempre disfrute más su faceta "limpia" que la Death (con poca diferencia he de decir), siento que me hace falta esa fuerza tan demoledora que caracterizaba a mis discos preferidos de los suecos como "Ghost Reveries", “Watershed” o "Deliverance".
En esta línea, incluso empiezo a sentir que le estoy "encontrando la vuelta" a las nuevas propuestas de Akerfeldt y Wilson (productor), por lo que también echo de menos ese sentimiento de "no sé qué mierda puede venir después de esto" que históricamente supieron tener como banda.
Más allá de haber arrancado esta crítica dándole más palos que elogios, debo decir que me ha sorprendido más que "Heritage" y siendo que aún no le he dedicado la inmensa cantidad de escuchas que creo que un disco de Opeth debe tener para ser entendido y digerido en su totalidad.

Por lo general, suele mejorar la percepción que uno tiene sobre cada uno de sus trabajos en la medida en que este número de escuchas aumenta. Rondando ya las 10 escuchas completas, y pudiendo decir que puedo cantar y tararear (sic) me vi motivado a hablar en detalle y plantear el panorama que acostumbro a hacer cada vez que sale un álbum de esta envergadura.
La obra abre con los dos temas citados anteriormente, lo cual supone un buen comienzo, sobre todo por el hecho de que ningún otro tema del disco supera a "Eternal Rains…" en mi opinión.
Siguiendo adelante, nos encontramos con "Moon Above, Sun Below" el cual nos baña con todo el repertorio del Rock Prog de los últimos tiempos. No se por qué se me vinieron a la cabeza riffs o ideas parecidas a "Fear Of A Blank Planet" de Porcupine Tree, quizás sea uno de los temas que deja en claro que la mano de Steven Wilson en la producción está siempre presente. A esta altura el tema más intrincado y aguerrido del disco, forjado con riffs agresivos tanto como la propuesta lo permite. Un tema muy a la altura de Opeth, de los que comparten el podio de los platos fuertes en el álbum.

Luego llega "Elysian Woes", que provee la primera muestra de lo arraigado al Folk que esta el sonido de los suecos en los últimos tiempos. Muchas guitarras acústicas, melodías oscuras principalmente de tono agudas y arreglos que bien podrían ser inventadas por el mismo Ian Anderson en Jethro Tull. Otro gran tema con un desenlace con el empuje que necesitaba gracias a las baterías de Axenrot.
El siguiente es llamado "Goblin" el cual es un tema íntegramente instrumental como algunas veces ha sido posible en cada uno de los álbumes de su discografía. Otra muy buena propuesta de rock progresivo instrumental muy apoyado en la psicodelia de grupos como Ozric Tentacles o el primer King Crimson. Nunca se debe olvidar que en Opeth el virtuosismo es algo de moneda corriente.

Llegando a la curva final, nos encontramos con la alegre "The River", que se presenta con esas guitarras brillantes de 12 cuerdas al mejor estilo "Hotel California" de Eagles (no me odien!) o bandas pop-rock de ese estereotipo. Más acertados nos encontraríamos si dijéramos que éste tema bien podría ser compuesto por el Transatlantic de Neal Morse. Sin embargo, como suele suceder, Mikael Akerfeldt guarda el as bajo la manga que hace que uno espere siempre algo más. Y así es como el tema se va tornando una vez más, oscuro y progresivo, poniendo al tema el sello que lo hace parte del disco y lo excluye de la posibilidad de ser simplemente "un tema más".
Está más que claro que Opeth se siente cómodo con éste nuevo sonar. Sus composiciones no suenan forzadas y gozan de una creatividad propia de una banda que posee éstos géneros en su ADN. Recuerdo haber visto hace un tiempo, una entrevista en Youtube donde Mikael exponía sus gustos musicales, y muchos de los discos de los que mejor habla son de bandas clásicas de los 70’ como podrían ser The Beatles, Jethro Tull, Yes, Genesis, Gentle Giant, etc. Creo que eso explica muchas cosas, no creen?.
A lo que voy es que Opeth, por definición ha sido etiquetada como una banda de Death Metal Progresivo. Sin embargo, esta nueva conjunción de Folk-Rock Progresivo y Psicodélico, obligan a dividir su género en dos, siendo ustedes quienes deciden cual es la que más les gusta o bien disfrutar del sonido sin caer en la melancolía de los viejos tiempos. Lo que está claro es que su propuesta ha cambiado y las posibilidades de que vuelvan parecen estar algo lejanas.
Siguiendo adelante con el ‘tema-por-tema’, llega "Voice Of Treason", el cual me atrapó enseguida gracias al arreglo de cuerdas llevado en el verso cual "Kashmir" de Led Zeppelin. El estribillo aporta la energía necesaria para un tema con un tinte oriental dónde las voces de Mikael ofrecen su acostumbrada emotividad. Otro buen tema con el sello de “Pale Communion”.

Para dar cierre al disco, llegamos a "Faith In Others", y no pude evitar pensar en "Ending Credits" de "Damnation" para referirme a él, más allá de que éste no es instrumental y que había dicho anteriormente que no me había recordado mucho a ese disco. Se trata de una gran balada/lento rockero, con momentos de gran fuerza y una de las mayores muestras de cuanto ha avanzado la banda en los coros teniendo en cuenta el increíble pasaje que da en el tema desde el minuto 2 hasta el minuto 4. Una muestra de la salud con la que goza la banda a nivel creativo. Increíble manera de cerrar el disco.
Para dar una síntesis final, opino que cumplió mis expectativas, pero en una visión general, opino que supone una continuación a las ideas de "Heritage" realizadas con alguna que otra variación.
Los fanáticos que nos enfermamos la cabeza esperándolo desde hace meses atrás, ya suponíamos que el nuevo disco iba a sonar a esto, así que en ese sentido creo que no ha suscitado ninguna sorpresa.

Nadie puede negar que hay un trabajo inmenso acá y en todos sus discos, y que “Pale Communion” suena tal y como la voluntad de los suecos lo desea. Otro gran paso en su historia que el tiempo sabrá ver con mejores ojos.
Puntaje: 8

Mega
Torrent